Atlético de Madrid, un club a la deriva; Gil Marín responsable

Gil Marín, accionista y director general del Atlético de Madrid desde 1991, explica en una entrevista del diario Marca como las decisiones deportivas quedan al margen de la dirección general y de la presidencia. Balones fuera. Tambien apunta que desde el consejo de administración del club están abiertos a la entrada de nuevos socios capitalistas, pero deja entrever que nadie, más allá de la retórica, está siendo capaz de poner lo que hay que poner encima de la mesa.

“Los dirigentes no meten goles, no entrenan, no hacen alineaciones…”

Pero lo cierto es que desde que en 1987 la familia Gil se hizo con las riendas de uno de los grandes clubes del fútbol español y uno de los más conocidos en Europa, el Atleti, nada menos que una treintena de entrenadores han desfilado por los banquillos del estadio Vicente Calderón. El saldo: seis pírricos títulos. Y lo más importante, una sola liga en un club que, por entonces, presumía de haber conquistado ocho (tantas como Athlétic, tres más que Valencia y dos menos que Barça).

En muchos foros es fácil encontrar seguidores atléticos resignados ante el hecho de que sus hijos sean de Real Madrid o Barça. Lo cierto es que por mucho que Gregorio Manzano haya podido dar muestras de incapacidad para asumir el reto, lo más parecido a la realidad consiste en concluir que su error más abultado sea la de tropezar dos veces en la misma piedra: la de un club mal dirigido y peor enfocado.

Deudas con Hacienda Pública

También apunta Gil Marín, en un alarde técnico, que los 250 millones de deuda neta que posee el club (en su mayor parte con Hacienda Pública) han de ser relativizados con el patrimonio del club y con su cuenta de resultados. No le falta razón. Pero lo cierto es que la deuda fiscal lo que representa son impagos de simples operaciones corrientes. No estamos hablando de inversiones a largo plazo para las que se recurrió a financiación externa, sinó de simples y llanos créditos con el erario público, que se deben satisfacer en el ciclo natural de explotación y no acumularse como si de préstamos hipotecarios se tratase. Para la próxima igual cuela, señor Gil Marín.

La oportunidad del Cholo Simeone

Suerte al Cholo Simeone en esta aventura. Una dirección nueva que más bien genera incertidumbres, pues Simeone fue un fenomenal pelotero, muy querido, y ganador de aquel histórico doblete de 1996. Pero su experiencia resulta insuficiente. Un entrenador como Benítez le iría estupendo a un club necesitado de una mano que ponga cada cosa en su sitio. Por eso me entristece observar la servidumbre de muchos periodistas, que quien sabe, igual en Julio echan pestes de Simeone, como lo adoran treméndamente. ¿El problema era Manzano? El problema ya no es Manzano. Como ya no lo es Quique, como ya no lo es Aguirre, como no lo es…

Sólido inicio del Atlético en la Europa League 2012

Anuncios

One thought on “Atlético de Madrid, un club a la deriva; Gil Marín responsable

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s