Final de la Copa del Rey 2012: Athletic Club-Barça

Se enfrentan dos históricos en esta final de la Copa del Rey 2012. Son Athletic Club de Bilbao y Fútbol Club Barcelona los dos clubes con mayor número de títulos. Sus equipos cuentan hoy con idéntica filosofía en el campo, pero también con matices diferenciales.

El Athletic Club de Marcelo Bielsa ha dado un paso más allá esta temporada respecto a lo que venía haciendo con su anterior preparador. Hablamos de un club con unos valores únicos en el globalizado mundo del fútbol. Tradicionalmente el Athletic se caracterizó por armar bravos equipos, con un juego muy similar al de la escuela británica de lucha, envío largo y fortaleza aérea.

Esta temporada hemos podido disfrutar de un Athletic  Club más parecido al fútbol de la escuela holandesa que practica el Barça. Con un dibujo de cuatro defensas, tres medios y tres puntas; con formación de triángulos en donde uno de los vértices suelta el balón y busca la movilidad. Eso no implica que el los de Marcelo Bielsa hayan relegado conceptos más familiares para la parroquia de San Mamés, como por ejemplo la superioridad aérea de Fernando Llorente en los envíos largos desde la zaga para peinar la llegada de segunda línea.

Hay una diferencia táctica muy interesante entre Athletic Club y Barçelona. Idea de juego, dibujo táctico, gusto por la posesión y la presión alta, ejecución limitada del contragolpe (transición defensa ataque lenta, salvo el recurso del envío directo, también utilizado por el Barcelona pero con recepción en los extremos); entre estas numerosas similitudes hay que anotar la diferente concepción del juego zonal.

El en Barça van, reciben y sueltan. Pero siempre desde espacios de terreno agotados, en la misma coordenada; atraen al rival y, entonces, o desequilibran o surge un cambio de orientación. Ahí está la clave, las tres piezas del triangulo marcan la movilidad, el resto de las piezas ocupan el ancho del campo y esperan. El único libre es Messi.

En el Athletic el movimiento afecta a más jugadores que los inmediatos al balón. No hay posiciones fijas, cualquiera se puede incorporar desde atrás, cualquiera se puede caer desde arriba. Los movimientos sin pelota son mucho más largos y profundos. Ya lo dijo Guardiola cuando se refirió que “van al espacio como nadie”. Muniain y Susaeta están aquí y allá. De Marcos y Ander Herrera parecen laterales y, sin embargo, juegan de volantes escoltados por Iturraspe. El único que fija es Llorente.

En defensa el Barça usa mucho más la zona que el Athletic, utilizando la misma inercia que lo comentado en términos de creación y desequilibrio. La propuesta de los leones es incluso más vibrante que la azulgrana, pero compromete físicamente.

Carencias: los rojiblancos resisten de peor forma los contragolpes, la presión alta del Barça es imposible de igualar. El juego aéreo de los culés es notablemente inferior al del Athletic. Ambas escuadras se olvidan de los disparos medios.

Veremos si Marcelo Bielsa se mantiene firme a los conceptos aplicados en toda la temporada, o nos deleita con un plan especial para conceder lo más mínimo a los chicos de Guardiola en la finalísima de Copa del Rey. ¿Sería posible que viéramos a un Athletic acudiendo a sus tradicionales señas bajando líneas para salir en largo a la llegada? Podría ser. Este Barça es mucho Barça.

Anuncios

Las claves tácticas del Barça-Inter

Mourinho planteó un partido estrictamente defensivo. Corrió el riesgo de que el Barcelona marcara pronto y el partido se le hiciese muy largo al Inter, pero los de Guardiola no anduvieron finos en la circulación y crearon poco peligro ante un equipo fenomenalmente armado.

La disposición inicial del conjunto Italiano era de un 4-5-1, que se convirtió en un 5-4-0 tras la expulsión de Motta. La razón, una hora por delante para defender una renta de dos goles. Y lo hicieron no solo por la pesadez del Barça en el movimiento de la pelota sinó por una fenomenal lectura de los pasillos interiores, creando siempre superioridades numéricas, hubo mucha solidaridad y un gran trabajo físico.

Efectivamente. Se dice que la clave para los equipos que juegan al ataque y con la posesión del esférico reside en una disposición bién abierta sobre el ancho del campo. Es fundamental, pero solo es un factor de desequilibrio. Lentos y alejados en la circulación, sin movilidad por los interiores y sin profundidad en las bandas. La contención del Inter empezó muy lejos de su portería.

El movimiento de mediocampistas y delanteros en zonas intermedias, al toque y con constantes apoyos, aspecto que el 4-3-3 del Barça maneja a la perfección, se presume como condición suficiente. El Barça estuvo mal ahí y, además, estuvo fatal en las finalizaciones. En partidos como este hay que pegar desde donde sea y constantemente.

El Barça salió con Messi centrado, ya no sorprende esto, con Pedro abierto en la derecha, Keita y busquets escoltando a xavi y Touré de supuesto hombre libre, que terminó siendo un lateral derecho más, ante un desdibujado Alves. Se confirma que el brasileiro no interpreta la posición del extremo.

La entrada de Jeffren por Busquets le dió un rigor táctico que más bien debiera haber previsto el técnico catalán. No entiendo el porqué de renunciar a volver a juntar a Messi y Alves por la banda. Es preciso que el Barça recupere el estilo de la pasada temporada.

FC Barcelona y selección española. ¿Cual juega mejor?

Llorente anotó un golazo ayer, el primero con la roja. El chaval apunta fuerte de cara al próximo mundial en Sudáfrica.¿Quien juega mejor actualmente, la Selección Española o el Barça? Y la pregunta no es gratuíta, porque ambos equipos comparten cierta filosofía de juego y porque ambos equipos están estructurados por casi la misma columna vertebral, Puyol, Xavi e Iniesta. Luego lo que cambia es el contorno, Ramos por Alves, Villa por Samuel, Torres por Henry o Silva por Messi.

El resultado es prácticamente el mismo. El Barcelona intratable en España y sólido en Europa. La selección, sencillamente intratable. Por tanto las diferencias irán según si el juego conjunto del equipo o las individualidades pesen más o menos en ese resultado. Creo que en este sentido Messi marca mucha más diferencia en el Barça de lo que cualquier crack de la selección (recordad que estoy dejando de lado a Puyol, Xavi e Iniesta) dentro de la misma.

El juego del Barça me parece más alegre en el sentido de la verticalidad, llega más veces al área rival y presta mayor énfasis en ello. Sin embargo la selección marea con el dominio del juego cuando le da la gana y se pone vertical cuando le da la gana. Tiene el equipo nacional mayor libertad en ese sentido, más seguridad en que ya llegará el gol…, pero no menos ganas de jugar.

El Barça demostró ante un ordenado Sporting que se le puede pillar al contragolpe a un equipo metido atrás. Messi lo intentó, pero no estuvo tan freco como en otras citas.

Respecto a las facetas que no tienen que ver con el control de la pelota. Ambos equipos son seguros atrás y fulminantes en el contragolpe. Por lo dicho en el anterior párrafo, creo que el Barça sufre más cuando no tiene la posesión del balón, vamos que para controlar el juego necesita mucho más control del balón que la selección. Por esto el Barça llega más y se recrea con el electrónico en mayor medida que la roja, pero esta se agazapa y perdona mucho menos. Tiene más chulería España. El caso es que es un lujo, ambos vencen y convencen en igual medida.