El Atlético de Madrid se doctora en Anfield Road

A diferencia de lo ocurrido en el Vicente Calderón, los de Rafael Benitez hicieron un fenomenal encuentro. En la primera parte el balón corrió, los movimientos siempre precisos en apoyos cortos recordaron al mejor Liverpool de los últimos años, por eso todo el mundo se pregunta que hubiera sido si jugase Torres…

Mediado el primer acto, una serie de paredes en tres cuartos de cancha terminan con un balón abierto hacia Masquerano (inédito lateral diestro) que pone centro raso medido a la llegada de Kuyt. El balón se va por encima del larguero ante la mirada del joven de Gea. Anfield se crecía.

Sin embargo, la estructura defensiva del conjunto colchonero no se descompuso. Un par de buenas contras no transformadas por Agüero sirvieron para presentar credenciales. Supieron encajar el gol de Aquilani al filo del descanso y en la segunda parte, lejos de achicarse, adelantaron líneas evitando el embotellamiento pertrechado por los ingleses.

En esto aconteció la prórroga. Los visitantes, en mucha mejor condición física y con un excepcional Jurado (bien Quique en el cambio por assunçao), vieron como Benayoun metía provisionalmente al Liverpool en la final de Hamburgo.

Pero el Atlético, en un equilibrado ejercicio de fe y compostura, tomó las riendas y por ahí llegó el gol de Forlán, tras genial acción de Reyes por la banda. La final, en Hamburgo contra el Fulham. Se admiten apuestas. ¿Habrá dobleti?

El Atlético de Madrid con un pie en la segunda final de la temporada

El Liverpool acaba de poner medio sello a una mala temporada. Sin Fernando Torres es un equipo mediocre y eso que cuenta de tres cuartos de cancha hacia adelante con gente como Gerard, Benayoun, Babel, Kuyt, Riera… Pero sin un par de mediocentros en plantilla que organicen a una escuadra, es imposible optar a ganar algún título, ya sea Premier, FA Cup, Champions o ELeague.

Precisamente todo lo contrario le ha sucedido al atlético con la llegada de Thiago. Hoy no jugó pero parece que el bloque va asimilando conceptos básicos en la medular que parecía no haber aprendido nunca. Eso, y también buena parte gracias a un Jurado en progresión. Es increíble lo que les ha ido costando a los sucesivos técnicos el contar con este joven mediapunta. Excelente la jugada asistiendo a Forlán en el único tanto del partido. Es, sin duda, junto a Reyes el tocón del Manzanares.

Forlán y Benayoun pugnan en un anterior enfrentamiento en el Vicente Calderón.

Un Atlético que marcó pronto y supo defender su corta renta, inaudito si observamos la trayectoria del equipo en Primera División, se echaron de menos los típicos fallos de juvenil en la zaga. Ello aderezado por un Liverpool impotente a la hora de crear espacios en zona de peligro, esto si, tal y como se puede observar echando un vistazo a su trayectoria en la Premier. En resumidas cuentas, un partido no especialmente vistoso, jugado con cierto orden e intensidad y con un resultado que deja las cosas abiertas de cara a la vuelta.

El Barcelona se reencuentra a si mismo mientras el Liverpool pierde el hilo de la Champions League.

A pocos días del gran clásico, Barça y Real Madrid medían sus fuerzas en Europa como entrante a los platos del Domingo. Los culés no aplastan a sus rivales como hace un año, pero siguen siendo una referencia y el Martes dieron muestras de que en situaciones límite y ante rivales, a priori, de máximo nivel, el equipo está al nivel esperado.

El Real Madrid apenas ha variado su ritmo respecto hace un año. La misma incertidumbre pero con mayor solvencia (más aún), gracias al salto de calidad de la plantilla en todas sus líneas. A todas luces insuficiente para esperar algún cambio de guión en el partido del Domingo a las siete, dominará el Barça.

Decepcionante el Atlético de Madrid…, otra vez. Ayer tuvo una fenomenal ocasión para entrar en la Europa League por la puerta grande, ante un rival de entidad media. Tres años con las mismas carencias técnico-tácticas en el medio campo es mucho tiempo. Además, ya son 22 años de familia Gil con una Liga, tres Copas y un descenso a segunda como datos de relevancia, el resto de las temporadas; paja. La cuestión da para pensarse ocho veces  dar  un relevo en la dirección del club.

Hubo resultados llamativos en esta jornada, algunos propiciados por el relajo de los que ya se ven matemáticamente en octavos de final. Destacado resulta, a un partido del final de la fase previa, la solvencia mostrada por Arsenal, Sevilla y Chelsea en lo que va de competición. Quiero remarcar la decepción del liverpool, la marea en contra de un voluntarioso y merecedor Bayern (el fútbol alemán se está viniendo muy abajo) y el salto de calidad de los reforzados equipos franceses, en especial el Lyon y el Girondins, el contrapunto preciso a lo anterior dicho.

Lo del Liverpool es como para hablar del fin de un ciclo. Hace muchísimos años que este club no gana la Premier, sin embargo en los últimos tiempos se erigió como una escuadra especialista en los torneos de eliminatorias. El Real Madrid con nueve, el AC Milan con siete y el Liverpool con cinco campeonatos comandan el palmarés del torneo más prestigioso de la Europa de los clubes. Hoy, el principal equipo de la ciudad hacia donde el rock saltó el charco, no tiene ni buena pinta para la Europa League. Se verá.