El Barcelona se reencuentra a si mismo mientras el Liverpool pierde el hilo de la Champions League.

A pocos días del gran clásico, Barça y Real Madrid medían sus fuerzas en Europa como entrante a los platos del Domingo. Los culés no aplastan a sus rivales como hace un año, pero siguen siendo una referencia y el Martes dieron muestras de que en situaciones límite y ante rivales, a priori, de máximo nivel, el equipo está al nivel esperado.

El Real Madrid apenas ha variado su ritmo respecto hace un año. La misma incertidumbre pero con mayor solvencia (más aún), gracias al salto de calidad de la plantilla en todas sus líneas. A todas luces insuficiente para esperar algún cambio de guión en el partido del Domingo a las siete, dominará el Barça.

Decepcionante el Atlético de Madrid…, otra vez. Ayer tuvo una fenomenal ocasión para entrar en la Europa League por la puerta grande, ante un rival de entidad media. Tres años con las mismas carencias técnico-tácticas en el medio campo es mucho tiempo. Además, ya son 22 años de familia Gil con una Liga, tres Copas y un descenso a segunda como datos de relevancia, el resto de las temporadas; paja. La cuestión da para pensarse ocho veces  dar  un relevo en la dirección del club.

Hubo resultados llamativos en esta jornada, algunos propiciados por el relajo de los que ya se ven matemáticamente en octavos de final. Destacado resulta, a un partido del final de la fase previa, la solvencia mostrada por Arsenal, Sevilla y Chelsea en lo que va de competición. Quiero remarcar la decepción del liverpool, la marea en contra de un voluntarioso y merecedor Bayern (el fútbol alemán se está viniendo muy abajo) y el salto de calidad de los reforzados equipos franceses, en especial el Lyon y el Girondins, el contrapunto preciso a lo anterior dicho.

Lo del Liverpool es como para hablar del fin de un ciclo. Hace muchísimos años que este club no gana la Premier, sin embargo en los últimos tiempos se erigió como una escuadra especialista en los torneos de eliminatorias. El Real Madrid con nueve, el AC Milan con siete y el Liverpool con cinco campeonatos comandan el palmarés del torneo más prestigioso de la Europa de los clubes. Hoy, el principal equipo de la ciudad hacia donde el rock saltó el charco, no tiene ni buena pinta para la Europa League. Se verá.

Anuncios